missionary-mormons“¿Hay misioneros que nunca han sentido miedo? No sé de ninguno. Por supuesto que sentimos miedo una y otra vez. Algunos tienen miedo de buscar. Algunos tienen miedo de su propia capacidad. Algunos tienen miedo a los perros. Algunos tienen miedo de hablar en declaración de la verdad. Todos nosotros experimentamos miedo una y otra vez. Pero el Señor no nos ha hado espíritu de cobardía. Eso viene del adversario. Cuando lo reconocemos, entonces podemos decirle al adversario que se quede atrás y podemos avanzar con coraje.

Dios nos ha dado poder, amor y una mente sana. ¿Cómo se traducen? Creo que ellos se traducen en el poder de nuestro llamamiento, el poder de nuestro sacerdocio, el poder de nuestro mensaje, amor por la palabra del Señor, amor por Él a quien servimos, y amor por aquellos a quienes enseñamos, y una mente sana – la simple y dulce belleza del evangelio».

(Capacitación Misional vía Satélite, 11 mayo 1993).